Se agrava la situación de la familia del padre secuestrador

En un primer momento estaban imputados por el delito de encubrimiento, por el cual se negaron a declarar

La situación judicial de los familiares del padre que secuestró a su hija de 5 años se agrava porque podrían ser imputados por el delito de partícipes necesarios del episodio.
De acuerdo con la información suministrada, los elementos de prueba recabados por los investigadores harían determinar que a los parientes del progenitor de la pequeña no les cabría el delito de encubrimiento sino el de partícipes secundarios del delito de “sustracción de menores agravado”.
En las últimas horas, los parientes del denunciado se abstuvieron de declarar ante el fiscal de Belén, Jorge Flores.
El caso, que publicó en exclusiva, se resolvió tras el trabajo de las fuerzas de seguridad. Armas habría secuestrado a la menor el viernes pasado, tras engañar a la madre, quien había huido a Belén para evitar que el sujeto la siguiera golpeando y porque “le tenía miedo” confiaron fuentes allegadas.
Para lograr su cometido, Armas habría contado con la colaboración tanto de la madre de crianza como de su hermana, quienes residen en Tucumán.
La hermana habría sido la que colaboró para que él secuestre a la criatura y lo habría alojado en su domicilio, ubicado en la ciudad de Tafí del Valle el sábado por la noche. Desde este lugar, habría logrado una comunicación telefónica con la madre de la menor, a quien le daban indicaciones confusas para encontrarse con su hija.
Tras realizar un seguimiento de las llamadas telefónicas, lograron conocer que el sujeto se había trasladado hasta la localidad de Lamadrid, también en Tucumán, y fue allí donde pudieron atraparlo.
Paralelamente, la madre de Armas había viajado junto a dos sujetos, también familiares del imputado, para buscar a la madre de la criatura y llevarla para que se encuentre con su hijo. Los tres quedaron detenidos por encubrimiento.

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar