“Pretendían que pague $24 mil prótesis que costaban $ 2 mil”

Son días convulsionados en la vida del ex funcionario radical Arturo Aguirre. En medio del proceso de la causa OSEP, realizó revelaciones polémicas que comprometen directamente a legisladores del FCyS.

Son días convulsionados en la vida del ex funcionario radical Arturo Aguirre. En medio del proceso de la causa OSEP, realizó revelaciones polémicas que comprometen directamente a legisladores del FCyS.
Según sus palabras, durante su gestión como ministro de Salud recibió fuertes presiones por parte de diputados radicales para la sobrefacturación de expedientes que alcanzaban sumas astronómicas. “Cuando llegué al ministerio durante el gobierno del FCyS, había muchos expedientes de prótesis que costaban dos mil pesos y estaban facturados en 24 mil pesos”, y continuó diciendo que “a mí me fueron a exigir legisladores del FCyS que tenía que pagarlos, pero me negué”, confirmó Aguirre, quien no quiso dar nombres de los diputados.
Honestidad cara
En este sentido, consideró que la honestidad tiene su precio y que su negativa en participar en hechos espurios desencadenó sus problemas judiciales actuales. “Si yo hubiera mirado para otro lado y dejado que pasen las vacas robadas, no estaría metido en este brete y sería recordado como un buen director”, espetó Aguirre.
Además, admitió que “la causa de OSEP me costó muy caro en lo personal, pero nunca voy a abandonar mis valores y principios”, concluyó.

Le pide a Prieto el secreto para “desfinanciar”
Por otro lado, Arturo Aguirre afirmó que le gustaría pedirle al anterior director de la Obra Social de los Empleados Públicos, Julio Prieto, que le diga cómo hizo para llevar al organismo a la precaria situación económica en la que se encuentra hoy en día, ya que, según su parecer, la obra social estaba en perfectas condiciones cuando él finalizó su gestión en OSEP. Además, aseguró que guardaría el secreto si el contador Julio Prieto le confiesa lo que realmente sucedió en la obra social. “Le pediría a Prieto que me cuente cómo hizo para desfinanciar a la OSEP, le aseguro que no le voy a decir a nadie, pero que me explique lo que hizo porque no le encuentro explicación”, y continuó diciendo: “No había forma de que el organismo haya llegado a esta situación, cuando yo me fui había un superávit de 40 millones de pesos y la OSEP funcionaba perfectamente, prestando un servicio de calidad”, finalizó Arturo Aguirre.

No está absuelto
A pesar de que proclamara su desvinculación de la causa OSEP en la convención radical del sábado pasado, Arturo Aguirre sigue en proceso por su responsabilidad en la compra de medicamentos por un valor de $ 3.238.440,08 a una droguería inhabilitada para proveer al Estado.
El mismo Tribunal de Cuentas de la provincia, a través de su relator oficial Luis Sarmiento, negó que se haya expedido con respecto a la causa Aguirre y, por ende, el proceso continúa.
Ante esta situación, al ex director de la obra social no le quedó otra que admitir que no está absuelto de la causa, pero se defendió, al asegurar que nunca se efectuó una compra por 60 millones de pesos como lo denunció Julio Cabur, actual titular de la obra social, sino se ocupó un monto de 3 millones. Sin embargo, estimó que debería cumplir una multa por adquirir medicamentos en una droguería en suspensión para el tránsito de medicamentos.
“Hemos declarado todos y se presentó documentación de la obra social, que estaba en la Justicia y  ahora se mantiene en el Tribunal de Cuentas. Nunca se compró con la suma que dice Cabur”, confirmó Aguirre y continuó diciendo que “lo que sí es posible es que el TC me cobre multas por una falla administrativa al haber comprado en una droguería en suspensión para el tránsito de medicamentos, por lo que reconozco que hay una falla administrativa, pero yo hice en su momento mi descargo y no hay delito”, expresó Aguirre.
Según dijo, “en las pruebas reunidas durante la instrucción no existen elementos probatorios sobre la acusación por enriquecimiento o sobre su responsabilidad por dinero faltante en la caja de la OSEP”.

“Cabur es dueño de una clínica en Tinogasta, no puede ser interventor y acreedor de la OSEP al mismo tiempo”
Arturo Aguirre arremetió contra el actual interventor de la OSEP,  Julio Cabur, al afirmar que no puede estar al frente del organismo, debido a que es propietario de un sanatorio en Tinogasta. Por lo tanto, sería acreedor de la propia obra social que administra. “Cabur no puede ser director de la OSEP, porque él es dueño de un sanatorio en Tinogasta y acreedor de la obra social y por ética no puede”, espetó Aguirre.
Además, reveló que Cabur mantenía una relación muy estrecha con el anterior director de la obra social, el contador Julio Prieto, y sabía de todos los movimientos que se realizaban.
“El señor Cabur, que me denuncia a mí, estaba todos los días con Prieto. Además, como médico y dueño de un sanatorio no puedo estar ajeno a los problemas que tenía la OSEP. Entonces que no venga a decir que descubrió algo durante su intervención”, disparó Aguirre, quien no dudó en afirmar que a Cabur “lo mandaron de Casa de Gobierno a ocultar” la grave situación financiera de la obra social.
“A Cabur le dieron una mantita para que tape todo, pero era imposible ocultar lo que sucedía”, expresó Aguirre. Por último, consideró que la intervención llevada a cabo por el Ejecutivo no va a ser positiva. “La intervención de Cabur no puede llegar a buen puerto”, cerró.

 

http://www.launiondigital.com.ar/

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar