Los amigos lograron que Carlos dejara las calles de Río Negro

Su padre no pudo traerlo pero la fuerza de la amistad sí lo hizo. La historia conmovió a los catamarqueños.

AMISTAD. LOS TRES AMIGOS QUE FUERON A BUSCAR A CARLOS, FELICES.

La conmovedora historia de Carlos Soria, el joven catamarqueño que fue encontrado por un policía vagando en el límite entre Río Negro y Neuquén, tuvo un final feliz. Sus amigos lograron convencerlo y traerlo nuevamente a su tierra. La nota tuvo amplia repercusión en las redes sociales. Al cierre de esta edición familiares, amigos, ex compañeros de escuela y docentes esperaban la llegada de Carlos y de los tres amigos que viajaron miles de kilómetros para buscarlo.

La historia de Carlos, publicada en exclusiva por El Ancasti, salió a la luz tras el hallazgo del joven por parte de un policía que trabaja en el límite entre las provincias de Río Negro y Neuquén. (Ver aparte). El sargento Muñoz lo encontró en la calle; el joven caminaba con sus ropas gastadas y con un aspecto de abandono y sin que nadie se lo ordene, el sargento se acercó al muchacho y le consultó quién era. Allí supo que vivía en Catamarca y que era de La Tercena, Fray Mamerto Esquiú. El policía decidió no quedarse con eso y actuó. Contando con el teléfono del comisario mayor Barrios de esta provincia lo llamó y le solicitó ayuda. Así se logró ubicar al padre de Carlos, Don Carlos Soria, quien al ver la foto reconoció de inmediato a su hijo.  Contó que su hijo se había ido hace 6 años aunque evitó contar las razones. Viajó a buscarlo pero Carlos, si bien lo recibió y escuchó, se rehusó a volver con él.

La amistad

Allí actuaron los amigos del joven. Anoticiados de lo que sucedía armaron un grupo de whatsapp y se inició la cadena con el objetivo de ir a buscar a su amigo.

Tras reunir dinero para la nafta, comprar ropa para Carlos y hacer firmar una remera para él, Marcio Obregón, Mauricio y Fernando Brancia partieron hacia Río Negro a buscarlo. Solo llevaban la esperanza de poder encontrar a su amigo. De abrazarlo, traerlo y ayudarlo.
Agustín Palavecino, uno de los amigos del joven y que anoche lo esperaba con ansias, contó cómo se armó todo. «Esto fue lo que siempre fuimos. En la escuela (Industrial) fuimos muy unidos entre todos por eso hoy profesores y preceptores están en esto», señaló. Contó que cuando los chicos llegaron encontraron a Carlos en una plaza. «Si bien primero estuvo distante a dialogar, después fue soltándose. Los chicos le mostraron fotos, videos y tras compartir algunas horas decidió que sí volvía con ellos y acá estamos esperándolos”, dijo.

Trabajo

La repercusión de la nota en las redes sociales provocó la existencia de una posibilidad de trabajo para Carlos. En uno de los tantos posteos se informó que el director de empleo de la Nación, Mariano Manzi, se había comunicado con los amigos del joven para integrar a Carlos en un plan de entrenamiento de trabajo.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar