El Sacerdote Juan de Dios Gutiérrez Celebró la Primera Misa en su Tierra Natal

 
El día de ayer  se llevó a cabo la Primera Celebración de  Misa del recientemente ordenado Sacerdote  Juan de Dios Gutierrez y se llevó a cabo frente a la Capilla Nuestra Señora del Carmen, ubicada en avenida Virgen de Belén. El Mismo Sacerdote había decido  realizar su primera misa en la Capilla de  su barrio para  compartir con toda su gente que lo  vio crecer  con sus vecinos.  en un numero importante de público se llevó a cabo esta  primera  celebración,  con el acompañamiento del Padre José “Pepe” Díaz, el Párroco Víctor Vizcarra, el Padre Luis Delgado, Hermanas de  la Comunidad de la Sagrada Familia de Nazaret y público en General que  acompañó al Padre Juan de Dios en su Primera Misa.
Antes de Comenzar la Misa  una Maestra Jubilada  recordó los paso de Juan de Dios por la Escuela N°221 , posteriormente dio inicio la Misa y  en la Homilía estuvo a cargo del Padre “Pepe” Díaz quien  expresó: “El  gozo  y la  alegría  que tiene la  Iglesia por ver nacer  tres nuevos sacerdotes , se vive  mucho más intensamente en el lugar que lo vio nacer , en su  familia , entre sus amigos , dar testimonio del proceso que él hizo, yo también fui testigo del proceso, en los primeros pasos de  acercamiento  al altar  y a las cosas sagradas  como  monaguillo en la parroquia. Esto para nosotros debe ser vivido  como un profundo agradecimiento  a Dios y Alabanza sincera a Dios  que hace  brotar de su pueblo Ministros que guíen  al pueblo hacia las cosas  santas, hacia las cosas sagradas, son elegidos para ponerlos al frente, para guiar al pueblo según  el mismo  o los mismos sentimientos del  buen pastor.
Esto si bien lo tenemos que hacer todos, porque si bien lo tenemos que conformar según el misterio  del verbo hecho carne, los sacerdotes de modo especial  lo tenemos  que hacer, si uno se pregunta  dónde  está el secreto  de la vida ministerial o sacerdotal , es esto conformar  nuestra vida a la vida del buen pastor resucitado, dar la vida  por aquellos  a quienes  el Señor  nos encomienda, así como un padre o una madre dan la vida por su familia  o están llamados a dar la vida por su familia , así también los sacerdotes están  llamados a dar la vida por el pueblo. Porque hay un doble amor que nace espontáneamente de nuestra vocación cristiana, amar a Dios por sobre todas las cosas , con todo el corazón, con  toda el alma, con todas las fuerzas, y al Prójimo  como a nosotros mismos, esto se ve potenciado  cuando uno ejerce el ministerio sacerdotal porque permanentemente la experiencia  de la renuncia, la experiencia de la entrega  del amos  se hace sacrificio y el sacrificio es el que redime  es el que salva, cuando  está unido el sacrificio del Jesucristo nosotros estamos colaborando a nuestra manera con lo que el señor nos pide y a donde el Señor  nos pide en la salvación y en la redención  de la humanidad . Nuestra sangre se une a la sangre de Jesús. Por eso cuando  nosotros miramos la cruz  vemos trazado  el amor a dios y el amor  al prójimo y se ve clarito, ese es el signo que nos identifica  no solo a los cristianos sino también a los sacerdotes, un  sacerdote que no está dispuesto a sacrificarse a sí mismo nunca podrá ser un  buen sacerdote, con la tentación de  la mundanidad  a la que hace referencia el Papa  Francisco,  esta mundanidad no busca el bien del otro sino busca el bien propio,  y es contrario  no  solo a la vocación cristiana, sino también  la vocación sacerdotal, los sacerdotes  siempre tenemos que estar  peleando contra eso”.sostuvo en  parte de la Homilía  el Padre “Pepe” Díaz.
Luego de la misa   se compartió   de  un brindis  con  toda la gente,   celebrando la ordenación del hijo de Belén  Juan de Dios Gutiérrez .

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar