Diputados estudiará quitarle los fueros a Hugo Ávila por su acusación al Malbrán

Tras un extenso debate, se pidió una cuestión de privilegio para sancionar al legislador opositor.

Estaba prácticamente descontado que en la sesión de Diputados no se toque la acusación del opositor Hugo Ávila sobre la ya desmentida falta de oxígeno en el Malbrán. Luego de un extenso e inoficioso debate que ocupó unas seis horas solamente hablando sobre el manejo de la pandemia y las cuestionables afirmaciones de Ávila, la oficialista Verónica Mercado pateó el tablero y solicitó una cuestión de privilegio para sancionar a su par porque “excedió sus privilegios e hizo uso indebido de los fueros”.

La cuestión de privilegio sintéticamente significa quitarle los fueros (de allí la palabra privilegios) a Ávila para sancionarlo por su “accionar peligroso e irresponsable”. Ahora bien, para avanzar en la misma sesión con la cuestión se debía contar con el acompañamiento de los dos tercios (unos 27 votos de los 41) de los legisladores y si se alcanzaba la mayoría simple, pasaba a la comisión Asuntos Constitucionales. Fue esta segunda opción el resultado de la votación.

De esta forma, la cuestión de privilegio seguirá el camino parlamentario normal de cualquier proyecto, con lo cual la comisión de Asuntos que preside el oficialista Augusto Barros decidirá si se suspende o aparta al diputado Ávila. Cabe aclarar que de dictaminar una sanción, esta deberá contar con el respaldo de los tercios del total de los legisladores, algo que en los números no tiene el oficialismo.

El debate lo inició Juan Denett (FT), quien señaló que “en la vida hay límites que no se deben pasar y el diputado los pasó sin ponerse a pensar en el daño psicológico que generó en las familias de pacientes internados en el Malbrán”. Lógicamente, Ávila se defendió cuestionando si se seguirá “con esto de negacionismo y el cartelito” (en alusión a las pancartas que rezaban “con el Malbrán no”). También reafirmó que el monovalente “necesita mayor capacidad de stock de oxígeno, lo tienen que entender, no ser negacionistas”.

Luego Monti (JxC) sugirió que “linchar al cartero no es la vía” y tildó de “grave que se avance a una denuncia en el fuero penal por cualquier tipo de opinión que emita en el ámbito de sus funciones”. Luego llevó el debate a la solicitada que lleva la firma de la presidenta del PJ local, Lucía Corpacci.

A su turno, Ramón Figueroa Castellanos (FT) le respondió a los puntos cuestionados por Monti para luego encarar sobre el tema en debate: “Lo del domingo superó cualquier película de ciencia ficción, una puesta en escena patética y escandalosa so pretexto de haber recibido un mensaje”. En este orden de ideas, repudió lo sucedido y remarcar que “se superaron todos los límites”.
El macrista Diego Figueroa no se refirió al tema en sí. En cambio, apuntó a que Gobierno se vio “desbordado por una crisis social y económica que generó y que ya no pueden controlar”. Desde la bancada oficialista y con cierto tino, Guillermo Marenco (FT) dijo que no le molestaba que critiquen al Gobernador “pero no hagan política” con la pandemia ya que a la “gente no le interesa”.
Posteriormente, Juana Fernández preguntó si “como legisladores vamos a seguir miércoles a miércoles marcándonos la cancha a ver qué hicimos o qué no” para instar a sus pares a tener “criterios y ser humanos”, ya que con la vida de los ciudadanos no se juega.

Mónica Zalazar (FT) retomó el eje Ávila para considerar que su actitud “ronda la peligrosidad, hay como problemas psicológicos ahí”, y luego Tiago Puente (JxC) indicó que puso el cartel de con “el Malbrán no”: “Porque no creo que haya alguien en este recinto que esté en contra de quienes trabajan denodadamente en el monovalente”. Esta postura fue compartida por el opositor José “Chichí” Sosa: “Con el Malbrán no, por supuesto que no”.

En esta línea, afirmó: “Sinceramente creo que el Malbrán es nuestra nave insignia en la pelea desigual con la pandemia, este hospital no es del PJ ni de la corporación Jalil. Intentemos sacar la política sanitaria de la grieta absurda que no tiene sentido”.
Con su clásico tono irónico, Barros deslizó: “Estamos viendo monos aspiracionales, eran chimpancés y están yendo a gorilas”. Más allá de eso, indagó sobre “cómo se puede ser tan hipócrita e insensible a la hora de hacer política por un voto más o un voto menos; no se puede hacer política con personas, no son números”.

El debate continuó con el presidente del bloque radical, Víctor Luna, quien aseguró: “No queremos hacer política con esto, bajo ningún punto de vista, lo que sí queremos pedir al Ejecutivo es que nos explique por qué. Si no hay explicaciones claras, no podemos ayudar”.

Cerca del cierre, la presidenta de la cámara Cecilia Guerrero remarcó que “esto no se puede mentir con las cuestiones inherentes a la esperanza, los miedos, temores, la vida y la posibilidad de vida”. Sucede que “eso manifiesta una ausencia total de solidaridad con quienes padecen la enfermedad”. La diputada oficialista reiteró que desde la oposición “caranchean faltándole el respeto no al peronismo gobernante, sino a los catamarqueños que quieren esperanza y no que los bastardeen”.

 

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar