Bancos deberán informar quiénes cobraron las órdenes “truchas”

BANCOS DEBERÁN INFORMAR QUIÉNES COBRARON LAS ÓRDENES “TRUCHAS”

Es un pedido que realizaron los fiscales Marcelo Sago y Miguel Mauvecín, para seguir con la línea de la millonaria defraudación a la obra social.

Los investigadores de la Unidad Fiscal de DelitosEspeciales y contra la Administración Pública, requirieron a algunas entidades bancarias que operan en la ciudad que informen concretamente las identidades de los titulares de algunas cuentas bancarias, como así también, datos respecto de quiénes son las personas que cobraron cheques librados por el Círculo Médico de Catamarca, en concepto de horarios médicos por órdenes “truchas” de la Obra Social de los Empleados Públicos (OSEP).
De esta manera, se podría cerrar el círculo de las sospechas respecto de quiénes son los principales implicados en la ya enorme maniobra defraudatoria que se cometió contra la obra social estatal, en la que están involucrados hasta la fecha una docena de personas, 11 de ellos médicos y un técnico en emergencias que se habría hecho pasar por médico “trucho” adulterando datos con un título falso y otros papeles igualmente apócrifos.
Así lo pudo confirmar ayer este diario, luego de que se conocieran detalles realmente deleznables, como que se utilizaron las identidades de una mujer indigente que tiene domicilio en un barrio muy pobre de la ciudad de La Banda, en Santiago del Estero, y de un joven con domicilio en Río Hondo, también en Santiago, de poco más de 30 años que tiene Síndrome de Down y que figuraba como médico “trucho” en la nómina de prestadores médicos de la OSEP.
Naturalmente, el dato que resta confirmar a los fiscales Miguel Mauvecín y Marcelo Sago, quienes llevan adelante la investigación de la millonaria estafa cometida contra la obra social estatal, es conocer quién se llevó el dinero que el Círculo Médico de Catamarca le facturó a la OSEP en nombre de Mirian Isabel Argañaraz y de Oscar Argentino Tapia, las dos personas a las que se les “robó” la identidad para hacerlos cobrar honorarios por órdenes médicas fraguadas.
De acuerdo con los datos a los que accedió este diario, algunos pagos los hizo el Círculo Médico directamente a cuentas individuales, mientras que otros pagos que se están siguiendo, se realizaron con cheques a nombre de Tapia y Argañaraz. Naturalmente, ninguno de ellos supo de la existencia de cuentas o cheques para cobrar a su nombre, por lo que es vital para los investigadores que los bancos remitan esos informes para completar el círculo de lo que sería la “ruta del dinero” por las órdenes fraguadas.
La investigación tomó, al profundizarse el análisis de las pruebas que recolectaron los fiscales, detalles y características cada vez más escandalosas. En primer lugar, al involucrar a 11 médicos que trabajan en la provincia, muchos de ellos desde hace más de una década en la facturación de órdenes “truchas” con loscódigos de barras adulterados. Más aún al conocerse que 3 de ellos (Carlos Rafael Toloza, Argañaraz y Tapia) no se habían recibido nunca de médicos, pero que igual tenían título “trucho” de la Universidad Nacional de Córdoba. Y peor aún, cuando tal como lo informó este diario, se conoció que se habían utilizado las identidades de una mujer indigente y de un discapacitado para incrementar la defraudación contra la obra social.
Aunque no trascendió, los investigadores ya tienen numerosos indicios, datos y pruebas que permitirían identificar a las personas que colaboraron o permitieron estos pagos irregulares a dos personas que nunca recibieron un peso del Círculo Médico de Catamarca.
“Hubo una facilitación”
En una entrevista que concedió ayer el fiscal Marcelo Sago a una radio de esta Capital, apuntó claramente a que para concretar la millonaria defraudación ejecutada contra la OSEP para cobrar las órdenes médicas “truchas” existe una “evidente organización, y una facilitación para cometerla”.
“Se han facilitado muchos caminos -abundó el fiscal-, y habrá que investigar si fue por negligencia, si es por descuido, por exceso de confianza o si hay algún tipo de complicidad”. También dijo que toda esta maniobra es “algo burdo”, porque muchas de las pruebas que se encontraron son evidentemente adulteradas o fraguadas.
“Cada día que me levanto, y retomo la investigación, es como si empezara de nuevo”, admitió Sago al referirse a las múltiples aristas y detalles que tiene la investigación que lidera junto con Mauvecín.
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar